CLICA LITERARIA

POETAS HOY, MAÑANA NO SABEMOS

PAPALOTES

 
Por María Fernanda Plazola Uribe 
Ana Luisa Villegas López
Puedo ser como un papalote que puede volar hasta lo más alto y caer
Hasta un acantilado sacudido entre lo fuertes gritos.
Escucho el aire…
Reclamo entre los restos de marionetas transeúntes.
Con gran expectación, el tic tac forma olas de silencio ante el ruido.
CALOR DE LAVA
 
Por Sahirí Angélica Ramírez Calderón
El calor de lava impregnaba
Y a esa joven chica le gustaba.
Estrellas que resaltan en belleza
Con una inigualable presencia.
A pesar del terror a ese horror,
El alma ya sabe de aquel dolor;
Con sonatas a la luna y el sol,
El pobre corazón ya no tiene voz.
ROJO INTENSO
Por Sofía Suárez Álvarez 
Teñida de color rojo intenso,
Llena de sabor ácido.
Escondido tras esa leve capa de endulzante,
Cubriendo todos sus pensamientos,
Como una toga invisible,
Tan… Tan… Tan invisible
Como el Sol en la obscuridad,
Oculto tras la luna,
Pero tan explícito en tu sonrisa
Al saborearla de un solo sorbo.
CEGUERA
Por María Fernanda Plazola Uribe 
Ciego mis ojos con papel
Unto el blanco vacío de humedad
En el puerto asistes con ojos de cristal
Llegan las horas hechos minutos
El silencio es mío
Los pliegos de mis ojos nacen mudos
Suenan las campanadas de las doce
Es hora de irse
El papel yace roído.

Cuenteando-ando

EL JOYO MÁS JONDO
Por Miguel Ángel Sánchez Martínez
Otro día más en el rancho, acaban de matar un becerro y mi abuela Mikaela hizo carne con chile. La comida favorita del güero, el día en el que murió también hicieron carne con chile. Y ustedes se preguntaran ¿Quién es el güero? Fue mi tío, ya hace varios años murió. Era alguien muy peculiar, me atrevería a decir que tenía un demonio dentro de sí y obro dentro de él algunas veces.
Nuestro rancho se llama “el trapiche”, se encuentra en Zapotlanejo, a unas 4 horas de Guadalajara en caballo. Es un lugar muy tranquilo, probablemente somos los únicos que vivimos aquí a unos 50 kilómetros a la redonda.
Yo nací en el año 1895, finales de siglo, y así como cada fin de siglo todos fuimos a rogarle a dios para que no se le ocurra acabar con el mundo –bueno, eso dice mi abuela que le conto su abuela– y dar gracias por un año más.
Yo me acuerdo como si fuera ayer de ese día. El 31 de diciembre de 1899 –luego me di cuenta que el primer día del siglo fue el 1 de enero de 1901–, fuimos al templo, que por si fuera poco está a una hora de ida y una de regreso del rancho. Llegamos y había un silencio absoluto, estaba toda la gente de los ranchos aledaños al nuestro –que cuando uno dice aledaño dice a 100 kilómetros de distancia–. Yo tenía algo así como 4 años, nunca había visto tanta gente reunida en un mismo lugar. Eran las 10 de la noche aproximadamente, se sentía una atmosfera de incertidumbre y miedo que invadía toda la iglesia.
Antes de que sonaran las campanadas de la media noche el demonio comenzó tomar el control del güero y comenzó a retorcerse como si estuviera dentro de un caso y se estuviera achicharrando, entonces todos comenzaron a hacer una oración rarísima que no recuerdo muy bien, mi abuela decía:
Yo Mikaela me llamo
en el día de este mes
con los ángeles treinta y tres
con la virgen de cifres
con la leche de las once mil vírgenes
todos seamos rociados
con las llaves del cielo y el señor san Pedro (…)
Bla bla bla. No recuerdo que más decía, pero desde ese día nunca he vuelto a escucharla. Aunque si recuerdo bien que todos hacían esa oración como en coro –más raro que el padre nuestro o cualquier otra oración–, todos al mismo ritmo, con el mismo tono de voz como somnoliento.
Por motivo de que llegamos ya que era tarde, o la demás gente llego temprano, estábamos en la parte de atrás casi junto a la puerta. Cuando le paso todo eso a mí tío toda la gente volteo a ver y comenzaron a parlar la oración susodicha sin inmutarse, parecía como si hubiera sido algo programado, como si todos ya lo hubieran estado esperando o simplemente como algo cotidiano. Él se retorcía a un lado de mi padre y frente a la abuela.
Luego de algunos diez minutos pasados de la madia noche de repente el güero dejo de moverse repentinamente y se cayó, tal como si hubiera sido un costal de papas. De inmediato yo me quise acercar para ver que tenía, me agache a verle la cara y no tenía nada, parecía como si hubiera estado en un profundo sueño. Pero al parecer nadie se inmutaba, todos eran indiferentes al hecho de que él estuviera en el suelo después de haberse retorcido de aquella forma. Mi padre me tomó del brazo y me levanto. Después de algunos segundos se levantó por su propia cuenta, había algo en el que me hacía verlo como alguien distinto, yo era apenas un niño y no olvidare eso, esa mirada que tenía, tan escalofriante o intimidatoria, ¡no era su mirada! y desde aquel día el actúa distinto.
Antes de todos esos incidentes él se dedicaba a la agricultura junto con mi padre y otro de mis tíos, era alguien tan común y corriente como tú y yo. Pero luego de lo que pasó aquel día todo se tornó diferente, hablaba solo, comía tierra e insectos, tenía una prometida que se llamaba Antonia y como era de suponerse lo dejó porque no iba a estar con alguien que tuviera un demonio dentro de sí.
Varios años después de que lo dejó, probablemente dentro de el mismo tenia batallas por el control de su propio cuerpo, del habla o al menos de su instinto y solía cantar una canción que el mismo compuso. La recuerdo un poco, cambiaba su tono de voz para parecer que le contestaba algo así:
—Antonia Antonia que bonito huerto tienes
me darás una rosita
de tu lucido jardín
(con voz de “mujer”) —hombre cobarde
 ¿Por qué no entras y la tomas?
—no entro y la tomo
 porque tu padre me ve
—hombre cobarde
 ¿al cabo que te ha de hacer?
Nunca volvió a trabajar, solo le ayudaba a la abuela a cargar cosas, le gustaba criar gallinas y salir por las madrugadas a caminar en la vereda, entre lo verde de los árboles, escuchar el sonido del viento golpeando las hojas, el aroma a tierra mojada, el clima templado con el sereno, toda aquella danza de sensaciones en este lugar y a esa hora, cualquiera se enamoraría de aquí.
Teníamos varios parientes en estados unidos, como en cualquier familia, ellos no se quisieron dedicar a trabajar la tierra y fueron a buscar “mejores” oportunidades allá. Cuando venían al rancho (que era una o dos veces al año) el güero siempre les pedía dólares, pero él nunca gastaba dinero en nada. Varias veces le preguntábamos –güero, ¿Dónde guardas todo tu dinero? (le preguntaba alguien)
–“en el joyo más jondo” (decía mientras hacía gestos con caras picaras dando a entender que él creía que le queríamos quitar su dinero. Y así era)
El siempre respondía eso pero nunca supimos donde era “el joyo más jondo”. Nunca nadie ha sabido donde es eso, hemos buscado en todo el rancho, en todos los ojos y pozos de agua, en las cuevas y túneles a los alrededores del rancho, hasta destruimos su habitación después de su muerte para ver si encontrábamos todo ese dinero y la destruimos en vano porque no encontramos nada.
Termino mi comida, me chupo los dedos porque estaba muy buena, además no siempre comemos carne dentro de este lugar. Vivimos sembrando maíz y frijoles, comiendo maíz y frijoles, defecando maíz y frijoles. Llevo mi plato a la pila para que lo laven las mujeres y ellas están en la rezadera con sus dientes amarillos y el fétido olor a chiquero invade todo el lugar.
Camino hacia la vereda por la que tanto me gusta caminar, para mi mala suerte piso una cagada de vaca y me embarro de mierda todo el guarache, y por si fuera poco también el pie. De regreso al rancho para lavarme veo una moneda en el suelo, la levanto, la observo, la palpo como si nunca antes hubiera visto una, volteo hacia atrás, miro el horizonte y me pregunto ¿Dónde está “el joyo más jondo” en medio de esta maldita miseria?
MICRORRELATO
 
ERRORES DE NARANJA
Por Christa Alejandra Morales
 
Para él todo era confusión, para ella un torbellino de dudas; en algunos instantes se complementaban, en algunos otros su confusión crecía, pero eso no les impedía amarse; para los que observaban detrás del cristal era igual. Él la perfeccionaba, pero aún no lo sabía, él también la amaba, pero aún no se enteraban. Él perfectamente podría ser su calma, toda esta confusión se debe a un error de medias naranjas, era lo que por su mente pasaba, intentando dar respuestas concretas para su delirio.
OSCURIDAD
Por Violeta Elizabeth Lomelí Ramírez 
 
Diana sentía que algo cambiaría, algo se acercaba, pero no sentía su presencia; de pronto todo cambio, al principio fue dolorido, pero lentamente sintió como todo era nuevo, en su cabeza tenía una extraña sensación pues podía percibir cosas sin sentirlas, y eran encantadoras. Levantó su cabeza y todo volvía a ser como antes, pero a la vez completamente diferente.
FRASCOS DE MERMELADA
Por Luis Eduardo Barón Juárez
 
Dejé el cuerpo en el maletero del auto, lo bajé hasta mi jardín y lo quise enterrar pero no pude; lo volví a meter a mi carro y lo llevé al bosque, lo arrastré por media hora hasta que llegue a un lago solitario, le abrí desde el abdomen y le quité todo lo que tenía; ahí tomé piedras y se las puse, después lo volví a hilar para cerrarlo y antes de tirarlo al lago, le corté la cabeza y la guardé, me aseguré que el cuerpo estuviera en la parte más profunda . Llevé su cabeza a mi casa y lo puse en un frasco con mucho alcohol y ahí sigue hasta el día de hoy, en un estante junto a mis otros amantes…

KRONOS

RITUAL DE FAMILIA
Por Michel Barajas
 
“¡Tú te pareces a fulano de tal, tu bisabuelo!”, siempre he escuchado decir esto en mi familia, y claro, ¿cómo no decirlo?, si todos teníamos el mismo carácter grosero que el bisabuelo. Normalmente en las familias todos tenemos un cacho de todos, que si tú tienes parecido a tu tía Petra, o que si tú te pareces más a Chepa, o que si “y tú, ¿Quién eres?”, esta última, se apega más a mí.
Yo siempre quise saber de dónde venían, aquellos, malhumorados, avaros, y groseros, que desde chiquita se hacían llamar mi familia: mis tíos abuelos. Y el día que mi bisabuela María de la Luz, (alias María Bonita) falleció, me senté a platicar, con el señorón que se hace llamar mi abuelo, y comenzó a contarme…
Corría el siglo XIX, en España, para mejores detalles, en Galicia. Una familia noble, eran perseguidos, quién sabe de sus pecados, pero lo que buscaban era darles muerte, no solo a su dinastía, sino también a otros tanto poderosos.
Tenían pequeñas niñas, que cuyo anhelo, era que se encontraran bien, y que no tuvieran que ver pronto la muerte a causa de los males familiares, por lo que decidieron mandarlas desde Galicia, al continente nuevo, a lo desconocido, las iban a embarcar, para no volverlas a ver… “Y ahí iba una niñita de 5 años, que su nombre era muy parecido a Irantzu.
Unos ricachones cercanos a El Limón, buscaban una hija, y cuando se dieron cuenta de que una princesa de España venía, fueron a la ciudad, (Autlán) para recogerla y llevársela a su casa, donde la bautizaron como Fernanda… Fernanda Gonzales”
De Doña Fernanda, nada más se sabe que se casó con un fulano de apellido Michel, de que procrearon varios hijos, de entre ellos Don Chema (José María) Michel, y Don José Michel, este último fue un mañoso comerciante que de sus mañas todavía vivieron muchos años sus hijos. “El infierno está solo, si no está él”, comento mi abuelo. “Y a pesar de eso, me daba gusto verlo, diario que me veía, me decía: Ñoño, ven; y me daba 5 centavos, para gastar. Era mañoso pero agradable”.
Por otro lado, Don José María, era más bien, diferente a su hermano, inteligente, agradable a la vista, y noble de corazón, se casó con Lucía Olivera, mujer hermosa de ascendencia indígena. Donde procrearon a muchos hijos, 6 para ser exactos.
En El Limón, se le quiso tanto, que fue elegido el primer presidente municipal.
Y mientras José Michel, buen amigo del mismísimo Pedro Zamora, se aprovechaba de la situación para poder, robar, y matar gente con un simple “mi general me lo pidió”…
Del fruto de Chema y Lucía nació David, y de David, Gabriel, mismo señorón que me está contando esta historia.
Don David se casó con María de la Luz Padilla, hija del doctor Francisco Padilla, el mismo doctor perseguido por la guerra Cristera, por haber curado a los dos bandos.
“Y si te das cuenta, Edi, los Michel, llegaron desde antes, mucho antes. Te puedes dar cuenta de eso fácilmente, en la fuente de los fundadores, ahí está el Portugués Juan Michel, ese es el mero mero”
Gabriel, se vino casando con la mujer más hermosa de Apulco, tierra de Juan Rulfo: Mariana, y fruto de ellos nació mi madre.
El también dejó su legado, tiene tantas cosas que no sabría por dónde comenzar, es escritor, cronista, historiador, músico, y cantante, aparte de hablar muchos idiomas, es la persona más noble y caritativa. De todos los Michel, es el único bueno.
Miró su reloj y se levantó: “cuenta lo que quieras Edi, todo es interesante.”
MILAGROS DE LLUVIA DE LA VIRGEN DE ZAPOPAN
Por Laura Rubí García Hidalgo 
25 de julio 1992, días anteriores había sido la llegada de nuestra Virgen de Zapopan. Eran los tiempos de lluvia, pero de suponerse no llovía, casi llegaba a su fin la temporada, esto era muy raro para todas las personas. Todos comenzaron a preocuparse mucho porque todo se estaba secando demasiado, los bordos tenían muy poca agua, por lo cual el ganado no tomaba agua, se estaban muriendo de tanta sequía, el cultivo de maíz no funcionaría si pasaban los días y seguía sin llover, el no saber de dónde sacarían agua para la limpieza de los hogares, para beber, etc.
Era mucha preocupación la que había porque no llovía…
Era un día soleado como cualquier otro en tiempo de lluvia en el Rancho La Coronilla del Ocote, situado en el Municipio de Zapopan a 1:30 horas del pueblo Santa Lucía, Tesistán. Estaba la Virgen de Zapopan de visita. Como costumbre cada cierto tiempo se lleva a cabo una peregrinación con la Virgen de Zapopan por cada rancho esta dura 8 días máximo de visita en una casa de cada rancho, lo cual se acostumbra que en cada casa que llega adornan un altar con flores, a las 6:00am se realizan unas mañanitas a la Virgen de Zapopan. Muchas personas asisten a las mañanitas realizando cantos, existe un canto muy conocido llamado “Adiós Reina Del Cielo” todas las personas lo cantan con mucho orgullo y también porque les gusta mucho, al término de las mañanitas la familia de la casa donde se encuentra la Virgen reparte a cada persona una taza de café o canela con una pieza de pan. Todo el día está disponible la casa para la persona que quiera ir a ver y/o visitar a la Virgen (puede llevar flores para la Virgen).
En el día mencionado, la Virgen estaba en la Coronilla y como no llovía todos los habitantes decidieron realizar una peregrinación recorriendo ciertos lugares del rancho y así hacer una petición para que la virgen les concediera el milagro de que lloviera por allá. Mi tío Julio García iba cargando la Virgen del lado izquierdo, mi papá Porfirio García la iba cargando en medio y mi tío Juan Carlos la lleva del lado derecho. Llegaron a una presa del mismo rancho donde se observan árboles secos, la presa con muy poco agua, la tierra suelta y seca, el cielo se mira muy azul sin algún rastro de lluvia. Decidieron detenerse ahí y comenzar a realizar la petición con un rezo para la virgen, alabándola con cantos muy conocidos. Todas las personas estaban muy felices porque estaban completamente seguras que la Virgen los entendería y les mandaría lluvia y a la vez tristes porque estaban preocupados si la lluvia tardaba en llegar.
Al término de la petición siguieron con el recorrido hasta llegar al templo del rancho, en el transcurso todos cantaban, rezaban, etc. Llegaron al templo y todos como costumbre despidieron a la virgen echando cuetes y con un último canto, terminaron y cada quien se fue a su casa o a la casa de algún familiar o amigo a charlar.
Se llegó la noche ya cada familia se encontraba en su casa listos para descansar o hacer cualquier otra cosa en eso ¡comenzó a llover! Una tormenta muy fuerte pero bonita, toda la noche llovió ya en el amanecer la lluvia se fue quitando. Llego la mañana y todos las personas estaban súper felices por la lluvia.
Seguían pasando los días y la lluvia seguía por las noches, las presas que había se llenaron, unas hasta reventaron de tanta agua, el ganado se recuperó y la siembra de maíz dio muy pronto la cosecha.
NUESTRA PRIMERA CÁMARA
Por Francia Estefanía Manjarrez Navarrete
Era 1969,Tlaquepaque, me levantó mi mamá para iniciar mi jordana de trabajo en casa, tan solo tenía 16 años de edad, recuerdo perfectamente que era una mañana muy fría a pesar de que dormía junto con mis 5 hermanos menores en un cuarto pequeño, le ayudaba a mi mamá en el hogar en un taller aparte realizaba manualidades, desdé que tengo memoria nunca fuimos una familia con mucha fortuna siempre estábamos cortos de dinero, mi mama sufría agresión física y verbal por parte de mi papá debido a que él era hijo de una mujer española, desgraciadamente en esos tiempos así era el trato a la gente de tez morena, recuerdo que mi papá tampoco me quería, ya que heredé el mismo color de piel que mi madre, en cambio mi hermana que es más chica que yo por unos 2 años, era la consentida, ella no tenía la necesidad de trabajar por ser güera; mis hermanos más chicos trabajaban, y mis hermanas ayudaban en casa; mi papá en aquel entonces, recuerdo perfectamente, que compró una cámara fotográfica, cuando la trajo a casa nos quedamos asombrados, poder capturar cualquier momento y poderlo tenerlo en nuestras manos y verlas las veces que quieras fue algo grandioso y novedoso en aquel entonces, esa cámara le pertenecía a todos en la casa, pero no cualquiera podía tomarla ya que no quería que la descompusieran; en ese mismo día por la tarde yo tomé la cámara, no tenía todavía la idea de cómo se manejaba ese dispositivo, entonces le dije a mi hermana Carmen la más pequeña que le hablara a nuestra hermana Diana. Carmen iba corriendo para llamar a Diana, la buscó en el cuarto de nuestros papás, pero no estaba, después salió a la calle, hasta que la encontró, las dos tuvieron la idea de llamar a nuestro hermano Magfredo, cuando por fin lo encontraron y él se enteró de que yo les tomaría una foto, no lo pensó ni poquito para llamar a nuestro hermano Israel, todavía faltaba Mila, ella se encontraba en la casa, así que fueron los cuatro corriendo como si fueran carreritas, iban gritando, se divertían demasiado, estaban emocionados, Diana se cayó antes de entrar a la casa, ya que el piso estaba muy resbaloso, fue todo gracias a una guayaba, ya que afuera de la casa teníamos un árbol de guayabo, todos se empezaron a reír de ella, Diana se molestó un poco pero a la vez se reía, y después se hizo la digna, llegamos al patio en donde me encontraba, estaba muy emocionada, les dije que se pusieran en las escaleras, entonces los cinco rápidamente se acomodaron de modo que Mila se puso hasta arriba, enseguida Israel y al lado se puso Magfredo, al margen de abajo se encuentraba mi hermana Diana y Carmen, finalmente les tomé tres fotos y ese fue nuestro recuerdo de aquel día.
LA PREPARATORIA DEL PARQUE
Por Juan Jesús Pantoja Hernández 
 
Recuerdo aquel día, un sábado de junio, no recuerdo la fecha con exactitud, sólo sé que era un sábado del mes de junio del año 2008. Después de andar de casa en casa, de colonia en colonia, llegué a un lugar lejano, desconocido para mí, un fraccionamiento que estaba dando de qué hablar, algo nuevo, ¡y no!, no era valle de molinos, era uno llamado “Vistas de Tesistán”, no entendía el nombre, hasta que miré el gran paisaje que se podía ver desde el cerro de Cristo Rey. Después de todo un día de mudanza por fin conocí mi nueva casa, una casa grande, de dos pisos, siempre soñé con algo similar, estaba frente a un sueño cumplido, aunque el color no me gustaba, era un verde pálido y poco estético, pero a mi madre le gustaba, ella manda en muchas cosas, y el color de la casa es una de ellas.
Una de las cosas que me gustaban es que había un gran parque frente a mi casa, En él había tres grandes salones y un árbol en medio de dos de ellos, un árbol grandísimo, el cual en primavera daba una vista espectacular con sus verdes hojas y en otoño las ramas secas eran un éxtasis visual. Existía una leyenda, se decía que un joven que se había suicidado de una de las ramas de ese árbol, se rumoraba que se aparecía solo en las noches nubladas. En lo personal no creía que fuera cierto, hasta que una de esas noches nubladas me pareció verlo en el árbol, como en todas las colonias, las leyendas urbanas sugestionan, así que decidí no volverlo a ver de noche.
Los salones de los que te hablo tenían diferentes usos. El del lado izquierdo era un gimnasio al cual asistía pagando 10 pesos por clase. El de en medio se usaba para juntas vecinales y para dar misas los domingos. Y el del lado derecho se rentaba para eventos. Este último tiene un valor especial para mí ya que ahí disfrute de varias fiestas, entre ellas las fiestas de bautizo de mis hermanas. Recuerdo que cada 15 de septiembre se hacían grandes fiestas y kermeses donde algunos cantaban, bailaban y también hacían peleas de exhibición.
Todo acontecía de forma normal, pero en el año 2011 un grupo de trabajadores llegó y comenzó a cercar con lonas medio parque. Me sorprendí, creo que todo el fraccionamiento lo hizo, nos empezamos a dar cuenta de que había una construcción dentro de esas lonas, nadie sabía de qué se trataba, como en todo, empezaron los rumores. Algunos decían que sería una unidad deportiva, otros que un templo, otros más afirmaban que pondrían mejores cosas en el parque. Pasaron unas semanas y aún no se veía qué era lo que estaban construyendo. Muchas personas fueron a manifestarse al ayuntamiento, por quitar parte del parque o por el ruido que hacia la maquinaria pesada. Todos estaban molestos, hasta que movieron las lonas y se dieron cuenta de que sería una escuela. Los trabajadores afirmaron que sería una Preparatoria, los vecinos dejaron de quejarse y todo se calmó. Se veía movimiento todo el día, entraban camiones de construcción y las personas trabajaban con rapidez.
En ese entonces todos mis amigos aún no se cambiaban de casa, así que éramos muchos, y en las noches nos metíamos a jugar a los cimientos y jugábamos a las escondidas en los edificios incompletos. Nuestra diversión acabó cuando pusieron lo que nosotros llamábamos las bardas fronterizas, no eran tan grandes pero ya no podíamos entrar a jugar adentro.
Pasó el tiempo y en el año de 2012, no recuerdo el mes, veía llegar muchas personas que iban vestidas muy formales, yo no sabía que estaba pasando, hasta que mi mamá me dijo que la preparatoria estaba siendo inaugurada. El 6 de febrero se abrió la preparatoria, al principio veía pocos alumnos, como 100 y sólo existían los edificios A y B, la cancha multiusos, y las ruinas de las antiguas construcciones, el recuerdo del pasado se cubría por el árbol tenebroso del cual se desprendió aquella leyenda urbana. Vi como poco a poco el plantel fue mejorando, tenía ansiedad de conocerla por dentro, ahora soy un universitario, un león negro y eso me hace sentir orgulloso, satisfecho de saber que el lugar donde crecí jugando me está ayudando a crecer como persona y como estudiante. Sé que la preparatoria va a seguir mejorando.
Soy testigo del crecimiento de la Preparatoria 19, pero sobre todo de los cambios favorables que le ha proporcionado al lugar del cual es parte mi hogar.

FILOSOFILIAS

Dios del día de hoy.
Por Marco Antonio González Rodríguez
“Creer es más fácil que pensar. He ahí la razón de que haya más mentes creyentes.”
 
  Albert Einstein
El siguiente trabajo tiene como objetivo plantear de forma personal lo que la religión es para la humanidad, desde mi punto de vista e interpretando y citando grandes pensadores del siglo pasado que avalan que mi idea la comparten personas ilustres.
Considero que es importante mencionar que es un punto de vista subjetivo de parte del propio escritor (Su servidor) y no está hecho con el afán de ofender o difamar lo que alguien crea, diga o haga.
Probablemente para muchas personas alrededor del globo terráqueo la religión es el centro de todo lo que ellos creen y viven con esa nefasta creencia por toda su vida. A lo largo del tiempo la religión ha perdido muchas cosas; autoridad moral en asuntos de índole pública, poder en asuntos geopolíticos, recursos humanos y económicos, entre muchas otras cosas. Todo esto gracias a que las personas han podido acercarse al conocimiento y dejar de ver el mundo de una forma en la que sólo los jerarcas de las religiones tomaban beneficios y el pueblo cada vez perdía más poder y derechos.
Sonará un poco burdo, pero es cierto, la religión tiene únicamente como función en el siglo XXI y la ha tenido desde su existencia, la cual es hacer que el pueblo sea ignorante o llene los vacíos de necesidad de conocimiento, que son parte de la naturaleza humana, con cosas inservibles, tal como decía Karl Max “La religión es el opio del pueblo” (Marx; 2005) que con esta metáfora hace clara referencia a que con la religión los seres humanos sufren efectos psicotrópicos y es mejor vivir sin religión que con ésta.
Claramente esto era inminente desde hace cientos de años. Específicamente con el paso de la ilustración por el mundo se dejó a dios de un lado, y el hombre o la humanidad regresaron al puesto que merecía, que siempre ha sido el centro de las artes, la ciencia y la cultura. Tal y como dice el gran Friedrich Nietzsche (Nietzsche; 2008) “¡Dios ha muerto! ¡Dios queda muerto! ¡Y nosotros lo hemos matado!” y claramente marca una postura donde obvio la gente dejaba de darle importancia a los asuntos que tuvieran que ver con religión y preocuparse directamente por la sociedad.
Como conclusión puedo decir que tal vez la religión en sí no tenga la culpa de todos los acontecimientos causados en su nombre, sino las personas que han estado a su cabeza y por lo tanto no empleó su propia doctrina como debería de haber sido. A final de cuentas queda claro que la religión no tiene beneficios contundentes, la gente es la que causa las cosas contundentes por su propia convicción y no por dios.
Referencias Bibliográficas:
Marx, Karl (2005) Critica de la filosofía del derecho de Hegel, Buenos Aires.
Nietzsche, Friedrich (2008) La gaya ciencia, Ciudad de México.

SECCIÓN ESPECIAL

TACOPEDIA

 
Del gusto al gozo
AMORÍO DEL TACO
Por Ana Luisa Villegas López
 
Me miró, lo miré, podría sentir que mi taco tenía vida propia; estaba tan grande, por lo que era muy tentador untarlo de aguacate. Lo tomé con mis manos con demasiada delicadeza, lo acerqué a mi boca para morderlo con cuidado, de no dejar baba, fue corto el tiempo, pero el recuerdo eterno.
BESO A UN TACO
Por Christa Alejandra Morales 
El amor nace de la vista, el querer tener ese taco.
El rose de mis labios con el taco, los sabores estaban perfectamente en balance, falta algo, ese sabor amargo del limón.
BUEN BESO
Por Sofía Suárez Álvarez
Comenzando entre caricias, entre roce de nariz a nariz, miradas atrapadas y además tener grandes sentimientos.
Lo tomé en mis manos, sus dos tortillas acariciaron mis labios dulcemente, mis dientes lo tocaron, su salsa sabor a piña tocó mi lengua, devorándola lentamente, la carne era tan suave, no muy reseca, al parecer con una cocción en un término medio, todo era buen conjunto, no sólo era alimento, no sólo era el sentir esa sensación, es como sentir el arte en tu propio ser.
BESO Y SALIVANDO
Por Jesús Vargas García
Me acercaría lentamente a la mesa, primero con miradas discretas. Luego salivaría cual perro de Pavlov. Lo tomaría por el centro, intentando evitar derramar su jugosa carne. Introducirla lentamente, abrir bien la boca para alcanzar a comer toda la carne. Disfrutar el recuerdo, para al día siguiente, disfrutar de otros.
UN BESO INCONCLUSO
Por Violeta Elizabeth Lomelí Ramírez
Hambre, mi estómago crujía, sabía que si caminaba dos cuadras más encontraría varios puestos, y aunque estaba cansada y quería llegar a casa a dormir, no pude resistirme a la idea de comer un buen taco. Llegué al puesto más decente, pedí un taco de la mejor carne que tuviera, vi como preparaban la carne y las tortillas, con cada movimiento del taquero, imaginaba un taco deseable, me emocionaba más al ver como lo servía y ponían su verdura, y su salsa. Me emocioné tanto, sentía un cosquilleo, una emoción inigualable, se acercaba a mi boca, ya podía sentir el sabor. Pero ocurre una tragedia, pasa un camión, me moja a mí y al taco, por la impresión lo suelto, cae al piso y un perro se lo comió. Y yo sólo veo mis sueños destrozados en ese taco.
COMES Y YA
Por Luis Eduardo Barón Juárez
Supongo que cuando tienes hambre no quieres besar a un taco, pero cuando estás de mamón y hasta le tomas foto a tu comida, preciso que te puedes dar el tiempo para besarlo, puedes acercarte a él como si fuera el amor de tu vida y al fin de cuentas lo es, recuerda levantar el dedo meñique cuando lo acerques, porque mamón se es con calidad, después de que lo acerques, lo besas, sólo con los labios sin dejar pista de asquerosa saliva, después de hacer tu ritual te lo comes sin piedad, mañana habrá otro taco más.

ENTREVISTANDO-ANDO

Entrevista por Luis Eduardo Barón Juárez
La productora de la Casa Produtora Festen, Sara Flores Daniel ha trabajado en distintos proyectos encausados al teatro, actualmente es productora de la Liga de Improvisación de Guadalajara. El viernes 02 de marzo presentó un formato de improvisación con la técnica de Match en la Preparatoria 19, por lo que nos dimos a la tarea de entrevistarla para que platicara sobre el proyecto de improvisación y su labor como productora.
Eduardo Barón: Buena tarde, espero se encuentre bien, me guastaría empezar esta entrevista preguntando ¿Por qué decidió dedicarse a la producción teatral?
Sara Flores: Buena tarde, buena pregunta para comenzar. Me gusta estar involucrada en toda la maquinaria que hay detrás de una puesta en escena. Y por otro lado, la decisión tiene que ver con la necesidad de independizarme y comenzar una compañía productora para generar espectáculos propios.
Eduardo Barón: ¿Cuáles son las principales funciones de un productor?
Sara Flores: Un productor se encarga de la generación de un proyecto, llámese espectáculo escénico, talleres, festivales, etc., y la obtención de recursos económicos y materiales (a través de becas, mecenazgo o inversión propia) así como recursos humanos (dramaturgia, director, actores, vestuaristas, etc.) para su realización. Y hay una función que no es la que define al productor pero que muchas veces hacemos, que es la gestión de espacios para temporadas.
Eduardo Barón: ¿Qué tan difícil es obtener los recursos para una obra?
Sara Flores: Es difícil pero no imposible, lo principal es que el proyecto tenga fundamentos sólidos y un buen equipo de creativos, lo siguiente es mucha paciencia y capacidad de frustración hasta que venga el sí para los recursos.
Eduardo Barón: ¿Qué es el match?
Sara Flores: El match es un partido de improvisación que toma su formato del hockey sobre hielo. Hay dos equipos de improvisadores que realizan historias con temas proporcionados en el momento por el árbitro, hay un reglamento y es precisamente, el quien sanciona a los equipos de manera grupal o individual si hay faltas al reglamento, por último el público decide con su voto al equipo ganador de cada improvisación y por ende de todo el partido.
Nace gracias a la inventiva de Ivonne Leduc y Robert Gravel en Canadá a finales de los 70´S.
Eduardo Barón: ¿Cuál es la situación actual del teatro en Jalisco?
Sara Flores: Es un tema muy largo, pero entre las cosas que podría destacar de cuando inicié en el teatro a la fecha, es que se ha agravado la falta de espacios, pero esto nos ha llevado a generar, adaptar, resignificar otros espacios para la representación teatral. Otra aspecto que me parece muy positivo en la actualidad es que actores y creativos trabajan con diferentes compañías y directores, y esta convivencia genera mucho teatro y de muchos estilos. Cuando yo inicié en el teatro, los directores no te permitían trabajar con otros directores ni convivir con otros actores que no fueran “afines a la ideología del grupo”.
Eduardo Barón: ¿Cuándo el presupuesto de una obra se extiende cómo lo solucionas?
Sara Flores: Del mismo modo que obtienes recursos cuando se genera un proyecto (como ya te mencioné anteriormente) siempre debes estar buscando y generando con la mentalidad que necesitarás recursos por si viene un proyecto nuevo, por si retomas un proyecto anterior o simplemente si algo no funciona e implica incremento en el presupuesto inicial.
Eduardo Barón: ¿Tienes alguna obra que hayas producido que te guste mucho?
Sara Flores: Pues aprecio todas las obras en la medida que han sido mi escuela en la producción, y cada una de ellas ha implicado diferentes esfuerzos y dificultades que también terminas agradeciendo. Por ejemplo, hace cuatro años, yo había decidido no dedicarme más al teatro, pero se dio la oportunidad de organizar un curso con el maestro José Sanchis Sinisterra , entonces me dije que sería lo último que haría, pero sucede que el maestro me presenta a Alberto Di Matteo (Que es un árbitro de la Liga Italiana de Improvisación) y esto conlleva a los talleres de match y de improvisación (ya vamos para cuatro años), una puesta en escena y finalmente la improvisación me lleva a un maravilloso proyecto de educación vial llamado Luchadores Viales.
Eduardo Barón: ¿Por qué buscar presentaciones en preparatoria?
Sara Flores: Hace un año estuve planeando con el maestro Rogelio Zavala la posibilidad de generar talleres de improvisación en la preparatoria no. 8 de la Universidad de Guadalajara (donde el imparte clases), y de hecho impartimos un taller y un match al final del mismo. Por distintos compromisos ya no hemos retomado el tema, pero me gustaría que los jóvenes conozcan la técnica y se adentren en la improvisación, me pareció una buena oportunidad retomar en la preparatoria no. 19, ya que la maestra Gabriela Sepúlveda es integrante de nuestra liga y podría dar a conocer nuestro trabajo con sus alumnos.
Eduardo Barón: Muchas gracias por su tiempo y palabras, ha sido enriquecedor.
Sara Flores: Gracias a ti, es bueno saber que hay jóvenes interesados en nuestro trabajo y funciones. Hasta pronto.
                   – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –
Cualquier colaboración es bienvenida, si quieres colaborar con nosotros manda tu ensayo, poema, cuento, microrrelato, recomendación etc. Manda tus aportaciones al siguiente correo:
revistayolotl@gmail.com
 
¡LA REVISTA YÓLOTL ES PARA TI Y POR TI!
 
 
 
 
Yólotl. Año 2, No. 04, enero-junio, es un publicación semestral editada por la Universidad de Guadalajara a través de la Preparatoria No. 19. Calle Paseo del Almendro S/N, esquina Lucio Blanco, Colonia Vistas de Tesistán, Zapopan, Jalisco. Tel. +52 (33) 15619097. www.revistayolotl.com guadalupe.sepulveda@academicos.udg.mx Editora responsable: Gabriela Guadalupe Sepúlveda Vázquez. Reservas de Derechos al Uso Exclusivo ISSN: 04-2818-082217015100-203, otorgados por el Instituto Nacional del Derecho de Autor. Responsable de la última actualización de éste número: Preparatoria No. 19, Sistema de Educación Media Superior de la Universidad de Guadalajara. Fecha de la última modificación 4 de marzo de 2018, revista electrónica.
Las opiniones expresadas por los autores no necesariamente reflejan la postura de la Universidad de Guadalajara.
Queda estrictamente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos e imágenes de la publicación sin previa autorización de la Universidad de Guadalajara.